Conoce a Alejandra

12 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

Un camino de preguntas y respuestas

"Emprender es un camino que requiere paciencia, pasión por lo que uno hace, dedicación y perseverancia"

Alejandra Contreras fundó Asking Room cuando tenía 18 años de edad. Se trata de una plataforma que ofrece acompañamiento online, mediante tutorías con expertos, para que los estudiantes con problemas de rendimiento puedan mejorar su desempeño académico.

 Alejandra es de Santander, Colombia y es una mujer emprendedora por excelencia. A los 15 años se inició como tutora presencial, lo que le permitía soportar sus estudios y gastos personales. Su vocación siempre estuvo orientada hacia la enseñanza, el aprendizaje y la tutoría.

Para tener una mínima independencia económica de sus padres, inició su vida laboral dando clases de nivelación académica para chicos de escuela y colegio. Empezó con tres alumnos, pero al ver los buenos resultados, otros padres decidieron contratarla también.

Al ver la demanda que generaban las tutorías académicas, se le ocurrió una gran idea para expandir su negocio: brindar apoyo académico online. Como toda una millennial de un mundo globalizado dónde las herramientas digitales cada vez son más utilizadas, vio la oportunidad de valerse de ellas y conectarlas con la educación.

La idea de Alejandra era muy simple: los alumnos se contactarían con los tutores a través de una plataforma web y al mismo tiempo, los tutores se registrarían en la misma página. “Mi idea era invitar a los niños y jóvenes a usar las herramientas digitales de otra manera. Es decir, no solo para entretenerse sino también para aprender”, explica.

Así nació Asking Room. Lo primero que Alejandra hizo fue diseñar la plataforma web, ya que ésta sería la puerta de entrada tanto de alumnos como de tutores. Además, migró a todos sus alumnos hacia las tutorías online.

Poco a poco el negocio empezó a consolidarse. Sin embargo, Alejandra tuvo que enfrentarse con varios desafíos para sacar su emprendimiento adelante. Uno de ellos fue su edad.

Con tan solo 18 años, mucha gente la consideraba una persona inexperta y no lograba generar la confianza suficiente como para persuadir a los padres a aceptar el acompañamiento académico online para sus hijos. Otro de sus obstáculos fue el hecho de que las empresas tecnológicas son lideradas por hombres en su gran mayoría y ella no lograba ser reconocida en el rubro.

“No ha sido fácil. Son pocas las mujeres que emprenden en el medio de la tecnología, pero al ser tan joven y obtener varios logros he podido demostrar el gran potencial de mi negocio, y mi potencial como mujer emprendedora”, dice.

A pesar de todo Alejandra siguió adelante. Tiempo después de poner en marcha su emprendimiento, se inscribió en un programa del Ministerio de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (MinTic) con el objetivo de potenciar su negocio. En este curso aprendió mucho acerca del manejo y administración de un negocio digital.

A partir de esta experiencia, Alejandra empezó a usar Facebook como plataforma de marketing y en poco tiempo, se convirtió en la mejor aliada para su trabajo.

“A través de las campañas que hicimos en Facebook logramos conseguir muchos alumnos nuevos. Es nuestra mejor herramienta de publicidad”, cuenta.

En la actualidad, Asking Room es el único trabajo de Alejandra. Con más de 70 tutores inscriptos, la plataforma ofrece tutorías a más de 82 alumnos en varias ciudades de Colombia.

“Emprender es un camino que requiere paciencia, pasión por lo que uno hace, dedicación y perseverancia. Creo que estas son las claves del éxito”.

Para conocer más acerca de Asking Room visita su Página de Facebook.

 

 

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.