Conoce a Ana Rita

08 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

Chocolate para servir

"Dejar un aporte bueno en las personas es mi mayor motivación"

Ana Rita es arquitecta de profesión, pero además de practicar su profesión, su corazón la llevó a explorar otro camino, donde su causa se volvió cultural y humana. Hoy Ana Rita es un esencial aporte a la cultura del cacao mexicano.

Antes del chocolate

Nació en una familia mexicana. Su madre es doctora en antropología e historia dedicada a una prolífica y exitosa vida académica; su padre, piloto aviador y un reconocido bibliófilo. Ambos le cultivaron un verdadero amor a su patria. Gracias a la profesión de su padre, los viajes le fomentaron una apreciación por la arquitectura.

Cuando se casó, fundó con su esposo, también arquitecto y urbanista, un despacho de arquitectura enfocado en diseño, que a la fecha tiene más de 20 años de trabajar en proyectos urbanos y culturales, siendo el mayor entre ellos, el recinto del Museo del Chocolate de la Ciudad de México (MUCHO).


Sus sueños

Durante dos años, Ana Rita y su esposo se enfocaron en la restauración de una casa antigua. La idea de qué hacer con el espacio fue madurando hasta convertirse para ella en un propósito personal de mayor relevancia. Pensó que el lugar era perfecto para un museo, aunque la idea parecía absurda, siendo que México es una de las ciudades con más museos en el mundo.

Al terminar las obras de la casa, Ana Rita se propuso fundar en ella el primer y único Museo del Chocolate en la Ciudad de México, el MUCHO, enfocada en este aporte natural de México al mundo. Ella supo desde este momento que su idea sería relevante, pero tenía un gran obstáculo: los recursos y el escepticismo de la gente respecto al éxito de la propuesta y a la factibilidad de lograr un proyecto cultural autónomo y sustentable económicamente.

Emprendió un viaje a lo desconocido de muchos aprendizajes, pues nunca antes había tenido experiencia laboral en museos. Primero constituyó la fundación en 2010, y luego diseñó los espacios del museo, reuniendo una primera colección sencilla y económica, pero rica sensorial y culturalmente. Su estrategia fue ir paso a paso, sabiendo que esa era la fórmula para concretar sus ideas. Su madre elaboró el guion histórico y ha apoyado siempre incondicionalmente el proyecto; sus hermanos, hombres cultos y amantes de México, donaron algunas piezas; sus amigas y amigos artistas colaboraron con obra hecha ex-profeso para el museo, con el tema del cacao y el chocolate; y así, en 2012 abrió las puertas al público.

 

El MUCHO

La primera visita al museo fue por un grupo de estudiantes y poco a poco la afluencia del MUCHO fue mayor. “Desde que emprendí este proyecto, se han sumado otras experiencias e iniciativas que han sido una inyección de inspiración de nuevas ideas que han logrado crecer las exposiciones y la colección del museo. Combinado con el factor humano, es la gasolina más importante para seguir adelante”.

Otros factores que han sostenido a Ana Rita a lo largo de su trayectoria son las relaciones humanas y el público que, dentro de su diversidad, tiene un objetivo común: disfrutar del chocolate y sus orígenes. “Es maravilloso cuando pienso en mi equipo y todo lo que hemos vivido juntos y lo que humanamente regresa”. El Museo del Chocolate es una muestra de que se pueden tangibilizar las ideas.

En el MUCHO todo se hace manual y artesanalmente. Cuenta con un equipo de personas de distintas profesiones y oficios, que están en constante proceso creativo, desde la museografía y producción artística, hasta los productos de cacao que se ofrecen en la chocolatería del museo.

“Desde muy pequeña me encantaba la cocina, y hacer este proyecto es una combinación entre la creatividad arquitectónica y mi búsqueda por el amor a la cocina.”.

Actualmente, el MUCHO recibe una gran diversidad de visitantes, de todas edades, filosofías y nacionalidades. Este público, junto con el equipo del museo, han logrado construir una experiencia de conocimiento, difusión y orgullo por México y su gran regalo al mundo: el chocolate.

Para conocer más acerca de MUCHO visita su página de Facebook.

Foto por: @la_mayte

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.