Conoce a Carolina

Watch video
08 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

Liderazgo femenino

"Hay dos formas de hacer las cosas: por amor o por miedo, yo elegí hacerlas por amor"

Carolina García Cruz es socia fundadora y gerente de nuevos proyectos en Arsen S.A.S, una empresa colombiana de construcción que inició como un sueño y que se convirtió en una reconocida constructora con más de 10 años de presencia en el mercado.

El 4 de julio de 1994, cuando Carolina tenía trece años, sufrió un terrible accidente automovilístico en el que perdió a sus padres. A partir de ese momento, la lucha y la superación personal estuvieron presentes en su vida y en la de sus tres hermanos. A pesar del sufrimiento, la familia se unió más que nunca y juntos, como un equipo, aprendieron a salir adelante.

Carolina nunca dejó de estudiar, eso fue algo que su padre le inculcó siempre. Al terminar su carrera en Administración de Empresas, ella y sus hermanos se dieron cuenta de que sus profesiones se complementaban y les permitirían crear un emprendimiento familiar.

 

Un nuevo comienzo

El primer emprendimiento que fundaron los hermanos García Cruz fue una empresa de eventos y regalos empresariales. Sin embargo, algunos años después decidieron cambiar de rumbo y seguir el camino trazado por su padre, que era arquitecto, y fundaron una empresa de construcción.

Para lograrlo, necesitaban financiar su proyecto, fundar una nueva empresa y conseguir clientes. Carolina y sus hermanos tomaron la difícil decisión de vender la casa de sus padres, el hogar en el que crecieron, para poder financiar el primer edificio de apartamentos de su empresa.

“Fue una decisión muy importante para nosotros, por todo lo que significaba esa casa. Desprendernos de esa propiedad significaba soltar a nuestros padres. A pesar de que fue difícil, lo tomamos como una oportunidad, como un nuevo comienzo”, cuenta.

En el proceso de creación y puesta en marcha de Arsen S.A.S, uno de los mayores desafíos a los que se Carolina y sus hermanos se enfrentaron fue aprender a crear una empresa desde cero y, después, mantenerla viva. Además, tuvo que pasar por un proceso de adaptación para hacerse cargo de una empresa que no se relacionaba con el tipo de trabajo al que ella estaba acostumbrada.

“Cuando la empresa empezó, yo todavía trabajaba en relación de dependencia. Al principio, no me llamaba mucho la atención el tema de la construcción. Era un ambiente distinto al de mis trabajos anteriores”.

Sin embargo, algo cambió en la percepción de Carolina cuando dejó Colombia y trabajó durante un tiempo en Argentina. Esa experiencia la ayudó a abrir su mente a cosas nuevas, a crecer y a aprender mucho sobre el manejo de una gran empresa. Volvió a Colombia motivada por el deseo de estar cerca de su familia y de hacerse cargo de la empresa de construcción junto a sus hermanos.

 

Una mujer a la cabeza

Para Carolina, estar a la cabeza de una industria liderada por hombres es una ventaja. “Creo que las mujeres somos muy inteligentes y podemos manejar el tema de las relaciones personales con mucha facilidad. Además, somos más organizadas, más meticulosas y eso es muy valorado en este ámbito”, reflexiona.

La profesión y la experiencia que Carolina adquirió trabajando en relación de dependencia le permitieron tomar a cargo diferentes roles dentro de la empresa familiar. Al principio, se encargó del área de marketing y de los temas comerciales. Hoy en día, su gestión es más amplia y se encarga de la gerencia de nuevos negocios y proyectos.

“En cada decisión importante que se toma en la empresa, siempre intervenimos los cuatro hermanos. El equipo que conformamos es muy dinámico, todos hacemos de todo un poco y nos complementamos muy bien”, explica.

Arsen S.A.S tuvo a cargo varios proyectos importantes, entre ellos la construcción del edificio residencial Monterroso en Bogotá. Para Carolina siempre fue muy inspirador tener a sus hermanos cerca y poder crear esta empresa junto a ellos. En la actualidad, la empresa tiene una planta de más de 120 personas y varios proyectos nuevos.

Además de trabajar en la empresa, el espíritu inquieto y emprendedor de Carolina la impulsó a buscar nuevos retos. En la actualidad lleva adelante un negocio en el que vende arepas y otro en el que pinta y comercializa sus propios cuadros.

“Creo que lo más importante para lograr lo que uno se propone es nunca subestimar una idea, siempre creer en uno mismo y escuchar lo que nos dice nuestro corazón. Hay dos formas de hacer las cosas: o por amor o por miedo, yo elegí hacerlas por amor”.

Para conocer más acerca de Arsen S.A.S visita su Página.

Foto por: @samibohorquez

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.