Conoce a Gabriela

Watch video
08 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

Ciencia redentora

"Salvar a través de la ciencia como fruto del amor a la humanidad"

Gabriela es esposa, madre y emprendedora bioquímica mexicana que ha sido galardonada a nivel internacional por haber desarrollado una nanopartícula capaz de proteger contra virus. Su éxito profesional ha sido consecuencia de una historia de esfuerzo y excelencia.

Gabriela creció dentro de una familia conservadora, con acceso a la educación privada y armonía en su infancia. Desde los 7 años le llamaban la atención los temas sobre el proceso de la vida natural. Su primer punto de quiebre fue cuando, a los 12 años, le dieron un mal diagnóstico, y le anunciaron que un tumor podía ser cáncer y podía perder su pierna. Esa experiencia le enseñó la lucha por la vida y sus ideales. Más adelante, encontró su pasión y lo que iba a significar el destino de su vida profesional en sus clases de biología cuando cursaba sus estudios escolares.

Decidió ser Ingeniera Bioquímica Industrial.

Su primer trabajo fue en una empresa cervecera, pero por ser mujer se vio limitada a permanecer en el laboratorio de calidad, cuando lo que ella quería era estar en la planta y pertenecer al equipo de producción. Poco tiempo después, emprendió Grupo Povimex, su primera empresa familiar, dedicada a la rehabilitación de tanques de agua potable, la cual sigue operando a la fecha.

Después de algunas experiencias laborales, Walmart le pidió desarrollar nuevos productos de limpieza para su marca propia y, con esfuerzos económicos y logísticos, montó con su hermano una pequeña planta para la certificación y producción de sus productos, que se destacaron por la calidad y el hecho de ser biodegradables. Con sus desarrollos fue adquiriendo experiencia y reconocimiento, en particular con sus productos antibacteriales, que se comenzó a comercializar en otras cadenas de supermercados. De esta manera creó en 1999 su empresa llamada Gresmex.

Más allá de su éxito profesional, cuando su hijo se enfermó a los dos años de edad a causa de un rotavirus, Gabriela notó que no existía ninguna sustancia que combatiera los virus. Entonces, emprendió una nueva investigación a través de la nanotecnología. El resultado de su trabajo fue el desarrollo de una nanopartícula capaz de proteger contra virus. Descubrió una nueva molécula que puede eliminar todos los tipos de microorganismos patógenos, pero que además tiene la ventaja de ser bioselectiva, es decir, no afecta a las células sanas del cuerpo y no es cancerígena. Comercializó esta tecnología con los productos Éviter, los cuales neutralizan patógenos con el poder de la nanotecnología.

 

Su aporte al mundo

Gabriela ha encontrado la forma de aportar a la humanidad su granito de arena ya que su proyecto no sólo trata de la producción de una fórmula antiviral y antibacterial, sino de una tarea de salvar millones de vidas y colaborar con la humanidad desde esta trinchera.

“Asumir las consecuencias del desarrollo de un producto innovador y poderoso ha sido un camino difícil y al mismo tiempo gratificante”.

Su innovación le ha dejado una patente otorgada en México y próximamente en 139 países más. “Resulta en un suceso histórico mundial porque cambió la industria que no había tenido mayor avance desde 1960 y esta innovación nos hizo llegar a la aceleradora global de la UN Foundation y conocer a personalidades como Obama, Michael Dell y Christine Lagarde”. Asimismo, en 2014, por la responsabilidad moral que la llamaba a la acción, colaboró con el Ministerio de Salud de Liberia, en conjunto con FedEx y Direct Relief, enviando varias toneladas de su producto para ayudarlos a combatir la pandemia del Ébola.

Por el amor que le tiene a la humanidad, actualmente incursiona en el desarrollo de productos para el sector agrícola, tras notar que se causan enormes pérdidas en la industria del campo en todo el mundo por agentes patógenos.

En otros ámbitos de su vida, Gabriela disfruta participar en competencias deportivas que apoyen a fundaciones, donde ha ganado sumas importantes de dinero destinadas a la beneficencia. Su esposo ha sido un pilar de apoyo que la ha impulsado en su proyecto y ha sostenido con paciencia y amor a su familia colaborado con las tareas de la casa, lo que le ha permitido ejercer con dedicación su pasión y disfrutar de su vida personal y familiar.

“La fe, la ética y mi familia le dan sentido a mi vida; y quiero invitar a todas las mujeres a perder el miedo, a salir de la zona de confort y atreverse a crecer”.
Más información: www.eviter.mx

Para conocer más acerca de Éviter visita su Página de Facebook.

Foto por: @la_mayte

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.