Conoce a María Yolanda

08 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

El que persevera, alcanza

"Tengo un temperamento tenaz y una vez que empiezo algo no lo abandono"

María Yolanda Pérez es comerciante desde hace 25 años. Motivada por la necesidad de mantener los gastos de su familia y darle educación a sus hijos, decidió convertir una parte de su casa en una tienda de abarrotes.

Antes de poner en marcha su tienda, María Yolanda se dedicaba a las tareas del hogar, sin embargo, el deseo de tener su propio negocio nunca la abandonó. En un momento de mucha necesidad económica tomó la firme decisión de convertir una parte de su casa en una tienda de abarrotes.

“Vivimos sobre la calle principal de Querétaro, en una esquina. Me di cuenta de que era un lugar ideal para tener un negocio por la circulación de gente que hay en esta zona”, explica.

María Yolanda nombró a su negocio Miscelánea Betty y lo montó poco a poco. Invirtió todos sus ahorros para comprar los primeros productos y año tras año el negocio fue creciendo a pulmón. “Lo fui armando muy despacio, con los recursos y ayuda que podía conseguir en ese momento. Con mucho esfuerzo, dedicación y perseverancia fui construyendo mi tienda a lo largo de los años”, cuenta.

Una de las anécdotas que recuerda claramente fue el día en que una de sus hijas necesitaba el dinero para inscribirse en la preparatoria. “En ese momento no contábamos con los recursos económicos suficientes, pero le dije a mi hija que no se preocupara, porque sabía que con las ventas de un buen día en la tienda podría contar con el dinero para sus estudios, y así fue”, dice.

Con su tienda, María Yolanda logró sacar adelante a su familia, sin embargo, mientras sus hijos estudiaban fue una época muy desafiante porque tuvo que encargarse de todos los aspectos del negocio sola.

A pesar de esta dificultad, el carácter audaz de María Yolanda nunca se conformó. En un momento se dio cuenta de que estaba perdiendo clientes porque no tenía una vitrina y un refrigerador para almacenar productos frescos y fríos. “No contaba con el dinero suficiente para poder comprar estos insumos”, explica.

Mirar siempre adelante

Motivada por la necesidad de adquirir nuevos conocimientos para mejorar su negocio, se inscribió en los cursos de capacitación para emprendedoras “Mujeres Moviendo México” del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) de los que también participa Crea.

“Tuve la oportunidad de aprender muchas cosas nuevas que me ayudaron a darle más forma a mi negocio. Muchas de mis compañeras se desanimaron, pero yo tengo un temperamento tenaz y una vez que empiezo algo no lo abandono”, asegura.

Además de las capacitaciones, este proyecto le permitió armar su plan de negocios y un expediente técnico para solicitar un apoyo gubernamental. “Con el dinero del apoyo que gané pude comprar la vitrina y el refrigerador que me faltaban. Gracias a esto pude empezar a ofrecer más productos y mis ventas aumentaron”, cuenta.

En la actualidad, María Yolanda ya no trabaja sola. Sus hijas terminaron de estudiar y la ayudan con el negocio por la tarde. Además, tienen el proyecto de abrir dos tiendas más.

“Siempre les inculqué a mis hijas tener un negocio propio. Ahora una de ellas quiere tener una mercería para que la línea de negocio familiar siga creciendo”, dice.

María Yolanda se siente orgullosa de haber podido crear un negocio sola y de haber sacado adelante a su familia.

“A lo mejor no ganamos mucho, pero no nos quedamos sin dinero. Además no dependemos de ningún jefe. Hay una frase que siempre repito: el que persevera, alcanza”.

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.