Conoce a Mercedes

Watch video
08 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

La valentía de cambiar el rumbo

"Llega un momento en el que la vida te empuja a saltar al abismo. Hay que hacerlo sin dejar que el miedo te paralice"

María Mercedes Lizarraga se considera una mujer emprendedora. Es la fundadora de Pochoclos Company, una empresa argentina dedicada a brindar servicios para eventos que empezó con una máquina de pochoclos (palomitas de maíz) sobre una mesa, un mantel y una Página de Facebook. En la actualidad, incorporó otros servicios a su negocio, tiene más de 20 máquinas y trabaja con importantes clientes en eventos corporativos.

A María Mercedes siempre le apasionó la organización de eventos. Su mamá era dueña de una empresa de cotillón y desde pequeña tuvo la oportunidad de organizar animaciones para fiestas. Sin embargo, no siempre se dedicó a esta actividad. Estudió abogacía y trabajó durante 17 años en relación de dependencia laboral; durante mucho tiempo llevó un estilo de vida que le quitaba mucho tiempo y que no la hacía verdaderamente feliz.

Como si todo en la vida apareciera en el momento justo, un día se le presentó la oportunidad de armar un evento para festejar el día del niño en su barrio. María Mercedes organizó todo con mucho entusiasmo: alquiló inflables, se encargó de la comida, del sonido y de las actividades, sin pedir nada a cambio.

“El día del niño fue un éxito total, una alegría enorme para mí, todos mis vecinos me felicitaron y me pidieron que lo volviera a hacer. Ese momento me mostró qué era lo que verdaderamente quería hacer en mi vida; me di cuenta de lo mucho que tenía para dar”, cuenta.

No le quedaban dudas, ella dedicaría su vida a hacer lo que le apasionaba: organizar eventos. Sin embargo, hacerlo requería tomar la valiente decisión de dejar su estabilidad laboral para explorar el terreno desconocido de emprender algo propio, desde cero.

“Llega un momento en el que la vida te empuja a saltar al abismo. Hay que hacerlo sin dejar que el miedo te paralice”, dice María Mercedes.

Confiando en su talento, renunció a su trabajo sin dudarlo e invirtió todo lo que tenía para comprar su primera máquina de pochoclos y poner en marcha su emprendimiento.

Vocación

Con una máquina sobre una mesa, un mantel y una Página de Facebook, María Mercedes se animó a saltar al vacío. Una de las primeras acciones que tomó fue fijarse en los detalles para darle a su negocio un toque distinto y así encontrar el diferencial en el mercado.

“Uniformes lindos para el equipo, luces en los carritos y el uso de guantes en los eventos, son detalles a los que mucha gente no les da importancia, pero al momento de elegir, marcan una diferencia”, explica.

Su hijo, que en ese momento tenía tan solo 10 años, le aconsejó crear una Página de Facebook para subir fotos de los eventos donde trabajaba y así difundir su proyecto entre un gran número de personas.

“Definitivamente, los chicos están más avanzados en temas digitales. Yo había escuchado que las personas usaban Facebook pero lo veía como algo exclusivamente social. Fue mi hijo quien me aconsejó crear una página de Facebook en lugar de un sitio web para mi negocio. Al principio dudé, pero finalmente, decidí confiar en él”, cuenta.

Los primeros eventos a los que María Mercedes asistió fueron exclusivamente sociales, sin embargo, con Facebook como único aliado para dar a conocer sus servicios, la empresa consiguió expandirse y tener cada vez más eventos empresariales.

“Lo que en un principio fue un proyecto, se hizo realidad con el apoyo y la confianza de mi marido. Él siempre estuvo a mi lado ocupándose del mantenimiento de las máquinas y me acompañó a todos los eventos”, dice.

Con mucho trabajo, esfuerzo y dedicación, poco a poco el negocio empezó a crecer y a expandirse. En la actualidad, Pochoclos Company tiene más de 20 máquinas de pochoclo y trabaja con empresas de todos los rubros. Incluso, María Mercedes ha brindado sus servicios en eventos de más de 10.000 personas e incorporó otros servicios a su negocio: desayunos empresariales, máquinas de algodón de azúcar y cabinas de fotos.

“Antes, el miedo me paralizaba, pero ahora sé que la mejor decisión que tomé fue lanzarme al abismo y cambiar por completo el rumbo de mi vida. Con trabajo y dedicación, siempre es posible cumplir lo que uno se propone”.

Para conocer más acerca de Pochoclos Company visita su Página de Facebook.

Foto por @cdamianos

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.