Conoce a Vicenta

08 September 2016

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.
 

Madera para salir adelante

"Transformar la madera ha transformado mi vida"

Vicenta ha impulsado el negocio de su esposo, mejorando la vida de toda su familia a través de la carpintería.

Vicenta es mexicana, originaria de San Pablo Oztotepec, Milpa Alta. Se casó a los 19 años con Gustavo Sánchez Contreras, un carpintero que aprendió el oficio desde chico como legado de su familia. Juntos tienen 4 hijos, que también se han involucrado en el negocio familiar. Fundaron Sánchez Diseño en 1992.

Por amor, Vicenta se involucró en la ocupación de su esposo. “La necesidad es la que me impulsó a apoyarlo. Yo veía que mi esposo puede hacer cualquier cosa con la madera, pero veía que necesitaba darse a conocer”. En una primera instancia, Vicenta hacía las compras de los materiales, aprendió de precios y cotizaciones para nuevos proyectos, empezó a pulir la madera, y así, fue adquiriendo responsabilidades dentro del negocio, hasta hacerlo propio.

Sin estudios ni preparación, Vicenta lleva la administración, contabilidad y redes sociales de Sánchez Diseño; hace las compras de materiales, atiende a los clientes y busca nuevos negocios; también se involucra en los acabados de las obras y realiza trabajos más pequeños sobre madera, como artesanías. “Me apasiona lo que hago porque además de impulsar a mi esposo y darle mejor calidad de vida a mi familia, siempre me ha encantado la artesanía mexicana”. A través de Facebook dan a conocer el trabajo que hacen y comparten con sus seguidores sus noticias.

La mayor motivación de Vicenta es su familia. “Nunca he descuidado a mi familia por el trabajo. Al contrario, para poder darle una mejor calidad de vida a mi familia es que le pongo tantas ganas al negocio”. Han hecho crecer paralelamente el taller de carpintería con su casa. Uno de sus grandes logros ha sido la participación en obras de recuperación de edificios antiguos, donde todo el trabajo de madera queda con los acabados que datan de 1800. “Con el gran talento de mi esposo y mi dedicación a vender vamos a poder lograr cosas grandes. Me siento orgullosa con los pequeños pasos que hemos dado y he aprendido que sí se puede; que juntos, podemos”.

Vicenta tomó talleres dentro del marco del programa “Mujeres Moviendo México” del INADEM (Instituto Nacional del Emprendedor) donde ha aprendido a manejar mejor el negocio también con el contenido generado por Crea, organización que impulsa a mujeres emprendedoras. “Este aprendizaje es para compartirlo porque si no nos ayudamos entre nosotras, no vamos a lograr una mayor calidad de vida como comunidad”. Vicenta ha ido descubriendo un mundo de opciones y posibilidades de crecimiento, como iniciativas, fondos y organizaciones que ayudan al emprendimiento, como Fondesa, Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México, iniciativa gubernamental para otorgar microcréditos y otros apoyos a pequeñas empresas.

Su esposo nos comparte: “En mi trabajo pasado tenía el puesto más alto que como carpintero podría tener y pedí aumento de sueldo. No me lo otorgaron y Vicenta fue quien me dijo: “salte de ahí, yo te apoyo”. Nunca me cuestionó cómo íbamos a vivir, ni qué íbamos a comer. No teníamos nada; cada día iba saliendo para el gasto. Yo quería construir una casa, pero Vicenta decía que primero habría que construir el taller, porque así el taller nos iba a dar para la casa. Y así fue como fuimos, construimos el taller y luego esta casa”.

A sus 51 años sueña con hacer de su negocio una empresa más grande. “Sí se puede salir adelante con nuestros sueños. Mi sueño es tener una empresa y que nuestros muebles sean reconocidos a nivel nacional e internacional”.

Más información en su Facebook.

Tell us your story

Thanks for the story. Something is wrong. Try again later.