Autocuidado: ¿Cuidas de ti misma?

Autocuidado: ¿Cuidas de ti misma?

Autocuidado: ¿Cuidas de ti misma?
Intentar hacer todo y esperar que todo salga correctamente es la receta para la frustración. La verdadera enemiga es la perfección.

A lo largo de la historia, las mujeres nos hemos ayudado, hemos conquistado y transformado muchas cosas juntas. Desde el derecho al voto, hasta el avance en representatividad en el mercado de trabajo, los cambios ocurrieron porque se unieron y apostaron en el colectivo. Hoy, en América Latina, las mujeres representan el 41% de la fuerza laboral, según datos del Banco Mundial. Sin embargo, todavía somos minoría en los puestos de gestión. En 2017, sólo el 20% de los cargos de liderazgo eran ocupados por ellas.*

A pesar de estas victorias, las normas sociales aún exigen de las mujeres otras responsabilidades de todos los aspectos de su vida. Se espera que cuiden de la casa, que tengan hijos y les eduquen, que estén dentro de los estándares estéticos y que tengan una carrera profesional exitosa. Todo ello, sin permitir que cualquiera de estos aspectos interfiera en su trabajo. “Intentar hacerlo todo y esperar que todo salga perfectamente bien es la receta ideal para la decepción. La perfección es el enemigo”, dice Sheryl Sandberg, COO de Facebook y autora del libro “Vayamos Adelante:* *Las Mujeres, el Trabajo y la Voluntad de Liderar”.

Un estudio de la Universidad de Cambridge que analiza artículos e investigaciones sobre la ansiedad y depresión publicados desde 1999, mostró que el trastorno de ansiedad afecta dos veces más a las mujeres que a los hombres, independientemente de la clase social o etnia. De acuerdo con un un artículo publicado en la revista Work, Employment and Society, al combinar trabajos de menor calidad, las responsabilidades domésticas y a la familia, las mujeres sufren de mayor estrés que los hombres.**

El panorama actual permite a las mujeres tener más opciones de vida. Pero querer abrazar el mundo sin tener tolerancia y benevolencia con los propios errores puede ser muy desgastante. Al final, es importante recordar esto: la mujer perfecta no existe. Tener conciencia de ello puede ser liberador y el primer paso para un cambio que te ayude a cuidar de tu salud mental.

No hay consejos que funcionen para todas las mujeres. Está en cada una escucharse y entender la mejor manera de cuidarse. Y ese cuidar puede asumir varias formas, conforme a tus pasatiempos, tu tiempo disponible, el lugar donde estás y las actividades que te gustan. Por eso, la principal sugerencia es: sé consciente. Considera ser amable, paciente y generosa. Y recuerda ser todo eso contigo misma.

* Women in Business de Grant Thornton Internacional.
**“Occupational Segregation and Gender Inequality in Job Quality: a Multi-Level Approach.”, de Haya Stier y Meir Yaish.

Artículo anterior Siguiente artículo